miércoles, 23 de marzo de 2011

Dale más vueltas a la CDD


De todos los temas y subtemas que se han debatido en los animadísimos foros del Modulo 1, me ha interesado especialmente el debate entorno al concepto de competencia digital docente (CDD) y sus fases de desarrollo.

En relación con el concepto de CDD, ha habido una clara coincidencia entre los participantes en la necesidad de definirlo un poco más (o mejor). Creo que, en un buen ejemplo de construcción colaborativa de conocimiento, con las aportaciones de todos el concepto es algo más manejable. Me ha parecido particularmente acertada y clarificadora la explicación de nuestras compañeras Olga Chapado y Carmen Blanquez en su post de este blog titulado Hacia una definición de la CDD porque junto al "saber" (conocimientos) y al "saber hacer" (habilidades) y "saber ser" (actitudes) destacan el "saber aprender", y que reflexionan sobre la idea (lo vemos fenomenal con el gráfico) de los desarrollos no paralelos de los distintos aspectos de la competencia.

De todos modos, las preguntas siguen abiertas y quizá aún más dentro del contexto de la enseñanza de lenguas extranjeras (qué es la competencia digital docente, en qué consiste exactamente, para qué y para quién valen los estándares descritos por la UNESCO o las fases de desarrollo de Jordi Adell) y creo que si por algo es importante que continúe el debate y la búsqueda de respuestas y conclusiones es por lo que esta cuestión determina el campo de la formación de profesores y del desarrollo de su carreta profesional.

Con el fin de que no se apague la llama de la reflexión en este sentido, os invito a que le echéis un vistazo a un par de cosas.

En primer lugar, este artículo de Carles Monereo, profesor de Psicología de la Educación de la Universidad Auntónoma de Barcelona, titulado Las competencias profesionales de los docentes (es su ponencia del Encuentro Práctico IH-Difusión de Barcelona 2010). A mí me ha ayudado a ampliar la perspectiva a la hora de entender varias cosas: el concepto de competencia en general, la base psicológica que nos condiciona a la hora de cambiar y la formación vista como un proceso claramente de abajo-arriba.

En segundo lugar, y para aportar algo en la cuestión de concretar los descriptores de la competencia digital de los profesores de lenguas, puede resultaros interesante conocer el trabajo realizado por EAQUALS (European Association for Quality Language Services) en relación con la descripción de diferentes perfiles de profesores en diferentes estadios de desarrollo profesional. Las conclusiones (a las que llegaron en la conferencia anual de la asociación del año 2009) se recogen en este documento (hay una visión resumida en la última página en forma de tabla de niveles y competencias). Hablan de 6 perfiles (6 estadios) y describen las competencias docentes centrales ("core competences") y habilidades complementarias, y, dentro de estas, hay un apartado para Medios digitales. No me atrevo a valorar cuánto nos sirve esto para acercarnos a una descripción de la Competencia Digital Docente, pero son descriptores más concretos que los estándares de la UNESCO, creo.

Os dejo con esta imagen, para ponerle el toque de humor a este post de estreno en mi vida de bloguera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada