lunes, 21 de marzo de 2011

EL CAMBIO EDUCATIVO A COMIENZOS DEL SIGLO XXI: DE LA EDUCACION INDUSTRIAL A LA EMOCIONAL.

La comunidad educativa de principios del siglo XXI se encuentra en una encrucijada de cambios en su modelo de trabajo que viene determinada, en lo fundamental, por dos circunstancias:

1- La obsolescencia del modelo educativo arrastrado desde la revolución industrial, que preparaba individuos para producir bienes de consumo, disciplinados y obedientes, y la nueva realidad de un mundo profesional mucho más centrado en los servicios, que requiere individuos más creativos, más críticos, y emocionalmente más libres.

2- La sorpresiva aparición, casi instantánea en términos de evolución, de nuevas herramientas de comunicación y de búsqueda y generación de información que, además, evolucionan y se transforman antes de que se pueda incluso analizar sus posibilidades y su alcance; y su absorción natural por las generaciones más jóvenes.

Como consecuencia, puede decirse que los niños y niñas de hoy necesitan un nuevo modelo educativo porque el viejo no les servirá, y además, hay que enseñarles con herramientas que ellos conocen mejor que sus profesores.

Así las cosas, el reto que se plantea la comunidad docente al comienzo del siglo XXI podría resumirse en: Aprender a emplear las nuevas herramientas de la información para ayudar a construir el nuevo sistema educativo, que ha de tener base emocional.

Las dificultades que surgen son las de un proceso de creación puro: Se trata de crear algo nuevo con nuevas herramientas. Además, hay que sumar el hecho de que la mayoría (por no decir la totalidad) del profesorado en activo es fruto del viejo sistema. Esto no quiere decir que sea reacio a los cambios que los investigadores reclaman y que la sociedad necesita, sino simplemente que no saben cómo hacerlo. Los profesores de hoy no han sido enseñados a gestionar sus emociones en un aula y por tanto carecen de referencias. Tampoco se han criado y educado manejando esas nuevas herramientas de la información, que sus jóvenes alumnos en cambio sí manejan como una ‘lengua materna’. Esto quiere decir que el proceso de adaptación que se pide hoy a un docente es de doble calado: tiene que buscar las referencias necesarias para ser capaz de cambiar el qué y el cómo de su tarea.

Sin embargo, también es cierto que esas mismas herramientas de la información pueden tener, y de hecho están teniendo, un papel determinante en la creación de ese nuevo modelo, y en la velocidad con que la comunidad educativa trata de adaptarse. Es decir, las nuevas herramientas no solo sirven para educar a las nuevas generaciones en ese nuevo modelo más libre y participativo. La grandeza de esa ‘democratización del conocimiento’ consiste también en que permite a los docentes compartir conocimiento y experiencias entre ellos, aprovechar el trabajo de todos para todos en este instante temporal de efervescencia creativa en el que no parece haber nada escrito, ni más dogma que el de la apertura y la experimentación al servicio de la formación y la felicidad del alumn@.

Para ilustrar este artículo me voy a permitir apoyarme en Eduardo Punset y su fantástico programa Redes, que tanto está haciendo para que todos veamos el conocimiento como parte del entretenimiento en un todo vital. Hemos podido ver últimamente dos programas relacionados entre sí que exploran los nuevos caminos de la educación. El primero se titula"El sistema educativo es anacrónico", y el segundo "Crear hoy las escuelas de mañana". Con él os dejo. Estoy seguro de que al ver estos documentales sentiréis que el mundo gira a vuestro alrededor. Como educadores tenéis la suerte de participar en un momento histórico que requiere un gran sentido de la responsabilidad social, mucha energía personal para adaptarse a un mundo nuevo y el compromiso profesional honesto y constante para con los alumnos.

El hecho de que estéis aquí ya demuestra que os sobra pasión, y que la comunidad educativa siempre estará en buenas manos porque seguirá siendo una ocupación vocacional. Este novato os felicita sinceramente, a las puertas de vuestro mundo.

Un abrazo para todos, y besos para las chicas.

Eduardo Gª Luengo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada